En Amsterdam

En Amsterdam
un amigo borrachin
bebe cerveza en el parque
donde no se puede beber.
Y cuando mis otros amigos
cantan Imagine
él se aburre
y se acuesta en el banco a dormir.
Mis amigos de Amsterdam
no son de ninguna parte
porque vienen de cualquier lado
y quién sabe a dónde van.
No hay extranjeros,
no hay nacionales,
no hay religiosos
no hay descreídos.
En Amsterdam
cruzo la calle por un canal.
Los tulipanes
crecen en barcos con lavadoras
junto a la gente que toma el té.
En Amsterdam vive Ana
entre los muros
de una casa que ella escribió.
En las fotos oigo su voz
y en la cocina
el ruidito del tenedor.

Así es Amsterdam en primavera:
nunca ha existido pero ahí está.

Anuncios

2 pensamientos en “En Amsterdam

  1. David dice:

    Ayer por la mañana, en el tren, leí sobre el hombro de una mujer aquello de “Querida Kitty”. Creo que ella se dio cuenta, porque se movió para taparme con el hombro, pero justo antes de ese gesto absurdo alcancé a leer al azar una de las tremendas frases del Diario: “Simplemente no puedo creer que llegue el día en que se nos permita salir de esta casa sin la estrella amarilla. Ni siquiera creo que esta guerra termine algún día. Si ocurre, probablemente me volveré loca de alegría.”

    No es que me alegarara la mañana precisamente.

  2. Gabriel Alejo dice:

    Pero Kitty sigue viva en cada rincón de la casa donde vivió Ana. Es la pequeña alegría que nos deja.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s