La partida

La ciudad
abandona al barco con el paso trémulo
….de los padres heridos.
Aleja a los hombres y los muelles,
congela el llanto,
desvanece edificios testigos de vírgenes amores,
silencia sus calles
hasta que el árbol se confunde con la nube
y todo queda a merced de la memoria.
Entonces se vislumbra
el exilio en nuestras manos,
comienza el recuerdo
y nos volvemos habitantes del destierro.

Anuncios

Ganar o perder

Y bueno…
pusimos en la báscula del tiempo
histeria y verdades,
miedo, placer,
algún poema.
A veces se gana
y otras no.
Digo yo que alguno habrá perdido
o tal vez
ninguno fue el dueño de los triunfos.

Tu cuerpo
se veló con la nostalgia
y el mío
se te hizo un pensamiento.