Palabra y voz

La palabra
manchó de rojo el silencio.
La voz era bronca,
roída por los años tras la reja
en la humedad lóbrega,
en el dolor del susurro preso.
La palabra
manchó de rojo el silencio
y se oyó,
bronca, gastada.
Pero se dijo
y la voz, casi muerta,
sonrió.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s