Pinceladas

La calle es el cobijo
del tejo, la bolita y la rayuela.
En el potrero
la pelota.
Y la bici
transporta a los actores
a mundos insondables.
El niño mira
los mágicos objetos sin pasado.

El misterio se evanesce
si volvemos, ya de adultos,
para sólo comprobar
la mentira del recuerdo.

Anuncios

2 pensamientos en “Pinceladas

  1. irene dice:

    Los espejismos son reales en algún lugar del pasado, en algún lugar de los sueños, en algún lugar de recuerdos reales o fraguados, en algún lugar del deseo. No sé si tenemos a fin de cuentas algo más real y sólido que su aire intangible.

    • Gabriel Alejo dice:

      Me dejaste un tema para otro poema. Te lo robo. Cada vez se hace más real y sólido el espejismo de ese pasado-deseo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s