La mano de mi padre

Sobrevive la figura de mi padre
en la oscuridad
de un horizonte devastado.
Borrosa. Lejana.
Empañada por el llanto
y un camino hacia el vacío.
Mirando alejarse al mensajero
que busca el faro.
Evoco su figura triste,
ahogada la alegría
en la vuelta imposible.
Y este punzante don del recuerdo
trae su mano abierta,
curtida en la magia del vivir,
como si fuera la mía.

En las tardes oscuras de mi otoño
la cálida mano de mi padre
sigue diciendo adiós
desde los muelles.

Anuncios

9 pensamientos en “La mano de mi padre

  1. blocdejavier dice:

    Es preciso… Tanto los tres primeros versos como los cuatro últimos son geniales. Lo más difícil será encontrar una imagen pictórica a la altura…

  2. Fernando Griffell dice:

    impresionante, Gaby, ¡IMPRESIONANTE!

  3. Ester dice:

    Desde que leí el poema me ha acompañado. Intenso, vibrante, lleno de luz y de vida. Esa mano traspasa tu poema y se ve más clara que el propio poeta. Me quedo estos versos para convocar la mano de mi propia madre, con otra historia y otras circunstancias, pero brotando en esta lectura. Saludos.

  4. loli dice:

    Precioso poema, me lo llevo al Nido. Gracias. Un abrazo.

  5. betiana dice:

    Muy bueno mi padre es desaparecido sufro mucho

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s