Querría invitarla a tomar un café

El pañuelo tirante
abraza su cabeza
y cubre los signos innegables:
ese páramo reciente,
el color de la impotencia,
algo de la piel triste
que entristece el vacío
de unos ojos que ya miran desde afuera.
Su juventud escupe la injusticia.
Y yo, hundido en ese viaje,
querría invitarla a un café
y decirle aquellas cosas,
que son
algunas ciertas, otras mentiras,
todas bobadas:
hay mañana, ya verás,
no te anticipes,
lo importante es el camino recorrido…

Anuncios

8 pensamientos en “Querría invitarla a tomar un café

  1. Alex M. dice:

    Un poema cumple su trabajo cuando te hace sentir e imaginar y este lo ha conseguido conmigo.

    Un saludo!

  2. Irene dice:

    Invitala! Las cosas ciertas, las bobadas, que te hablen, que te miren, eso es seguir viva. Y no la mirada velada con la que a veces sabe que la miran, como si la miraran muerta……

  3. Lectora dice:

    Con qué cuidado y respeto, transmites el dolor de la constatación de una pérdida que se avecina.

    • Gabriel Alejo dice:

      Gracias, Lectora. Creo que hay temas como éste, especialmente difíciles para tratar con cuidado y respeto. La poesía ayuda a hacerlo. Gracias por la visita.

  4. Chojesús dice:

    Simplemente, ¡bello!
    Un abrazo desde Canarias,
    Jesús

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s