En voz baja

La voz suave
abraza ternuras
de pequeñas melodías
que silban golpes de espuma.
Y dice
en un susurro:
“son nuestras
la lluvia y el árbol
pero no tuvimos
pieles y versos
que confiesen el ardor
del laberinto blanco”

Anuncios

Coincidencia

Fueron todos mis amigos. Pero había mucha más gente porque la funeraria se equivocó y en el tablero figuraban mi velatorio y el de un importante funcionario del gobierno en la misma sala. Lamenté mucho no poder verles la cara a las relaciones del importante funcionario cuando en la sala comenzaron a sonar los acordes de “La Internacional”.