Vi

Vi la sombra
en el fulgor de la línea final,
vi pájaros volviendo,
vi quemarse la última madera,
vi naufragios tras el relámpago,
el ardor de un verano de ramas secas
y el dolor del viento en los tejados.
Vi caminos que morían
en el sueño de los mapas.
Vi un ritual de vigilias
y vi cerrarse los ojos
cuando huyen las miradas.

Anuncios

2 pensamientos en “Vi

  1. Qué destrucción tan desoladora. No hay nada en el poema que dé aliento. No quedó nada. Apocalíptico, y tristemente real en la historia del hombre.
    Gracias por tus versos.
    Ester

    • Gabriel Alejo dice:

      Sí, Ester. Tienes razón. Y no recuerdo que estuviera especialmente oscuro cuando lo escribí. Gracias por tus lecturas y comentarios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s