En voz baja

La voz suave
abraza ternuras
de pequeñas melodías
que silban golpes de espuma.
Y dice
en un susurro:
“son nuestras
la lluvia y el árbol
pero no tuvimos
pieles y versos
que confiesen el ardor
del laberinto blanco”